El equipo vencedor del I Torneo de Debate Educativo de Andalucía

El 25 de abril de 2019 ha ocurrido un acontecimiento histórico en el que he tenido el placer de participar activamente: la final del I Torneo de Debate Educativo de Andalucía.

En Priego de Córdoba hemos vivido unos apasionantes encuentros entre los finalistas de las ocho provincias andaluzas. Las ganadoras finales fueron las chicas que conformaban el equipo del IES Alto Almanzora de Tíjola (Almería) en una bonita final que les enfrentó a los chicos del IES San Juan de la Cruz de Úbeda (Jáen).

El debate educativo se fundamenta en el desarrollo de dos habilidades fundamentales para el ejercicio de una ciudadanía plena y democrática: las habilidades comunicativas orales -y su extensión en las habilidades sociales- y el pensamiento crítico. Se erige como una vía más que efectiva para conocer el mundo en el que vivimos y así poder formar opiniones propias sobre temas que nos atañen. Todo ello teniendo en cuenta que el hecho de preparar ambas posturas nos permite empatizar y desprendernos del riesgo de creernos en la posesión de la verdad absoluta.

¿Las redes sociales mejoran las relaciones entre la juventud?

Esta era la pregunta sobre la que debatieron nuestros chicos y chicas. El tema resulta especialmente significativo dado que es más que probable que aunque las redes sociales nos envuelvan, no hayamos reflexionado lo suficiente sobre el uso que les damos y las consecuencias que este pueda tener.

Los principales argumentos giraron en torno a si es el sujeto el que domina al objeto, siendo la persona la única responsable en el caso de un uso negligente o si las redes habían configurado un cambio tan significativo en las relaciones interpersonales que habían tergiversado el paradigma social sin posibilidad de escapar de ello.

Experiencia educativa completa

124 centros de toda Andalucía

34 centros de la provincia de Málaga

+100 jueces y juezas formados con el CEP Marbella-Coín

Nuestros chicos y chicas de 124 centros de las ocho provincias han podido vivir una aventura en la que han investigado e intercambiado argumentos sobre la igualdad y sobre el uso de las tecnologías en la sociedad actual. Como es habitual -a pesar de la poca fe en la juventud- nos han dado una nueva lección de convivencia, respeto, trabajo duro, esfuerzo y compañerismo.

Desde el punto de vista personal, haber podido participar de primera mano en la organización de la fase provincial de Málaga y haber sido juez de los cuartos, semifinales y final del Torneo ha sido un auténtico honor y una experiencia educativa significativa para mí. Además, como es habitual en estas citas, las ganas de seguir apostando por este tipo de iniciativas no hacen más que crecer.

Hay que seguir fomentando la oralidad

La oralidad está reclamando en los últimos tiempos el espacio que le corresponde por propio derecho dentro de la educación. En un mundo cada vez más conectado, donde la producción de información se ha democratizado de manera casi peligrosa.

Personalmente, me encanta estar trabajando mucho por la comprensión y la expresión oral con Debate Académico o con el Equipo Motor Iniciativa y Comunicación del CEP Marbella-Coín con iniciativas como Los I Juegos del Habla.

Ojalá sigamos haciendo crecer todas estas oportunidades y que poco a poco vayamos consiguiendo que el trabajo de la oralidad cobre en la educación el lugar predominante que le corresponde para ayudar a nuestro alumnado a desenvolverse con éxito en su vida académica, profesional y personal.